depuradoras de aguas residuales utilizando plantas




Limpiar el agua mediante plantas. Dejar que las bacterias que crecen en sus raíces y en sus tallos acaben con la carga contaminante de nuestras aguas residuales. Y, además, hacerlo con mucho menos dinero y con menos consumo de energía. La prueba de que es posible es la depuradora, la fitodepuradora para ser correctos, de Valdeprado de Liébana. Lleva 14 meses funcionando y su primeros datos han arrojado resultados tan buenos que eGobierno de Cantabria ya ha anunciado la segunda, en Campoo de Suso, y proyecta otras tantas para Campoo de Yuso, Pesaguero, Valderredible y Alfoz de Lloredo.

Lamizal es un proyecto de I+D+i de la Consejería de Medio Ambiente con la Asociación RÍA para buscar soluciones de depuración para municipios de menos de 2.000 habitantes donde el coste de construcción y mantenimiento de una depuradora convencional es una carga muy gravosa. Tanto que algo más del 50% de estos municipios, en toda España, carece de ellas.

En Valdeprado hay 70 habitantes. Esta depuradora costó 50.000 euros, frente a los 150.000 de una convencional, y su coste de mantenimiento es de unos 262 euros al año frente a los 2.730 de las otras. Su consumo energético es cero, no utiliza productos químicos, apenas produce lodos o residuos, sirve como sumidero de CO2 y se integra en el paisaje, ha resaltado hoy la vicepresidenta y responsable de Medio Ambiente del Gobierno, Eva Díaz Tezanos, que ha reconocido que el proyecto desarrolado con RIA «ha superado las expectativas inicialmente puestas en él».

La Asociación RÍA es la responsable de esta tecnología que utiliza plantas autóctonas de Cantabria. En esta ocasión ha utilizado la carex paniculata y ha abierto otra línea de investigación con el juncus effusus, que funciona mejor con condiciones extremas de contaminación, como los residuos ganaderos.

Diego Cicero, presidente de la Asociación, ha explicado que estos primeros 14 meses de funcionamiento de la depuradora de Valdeprado han demostrado un rendimiento depurador por encima de los mínimos exigidos para poblaciones de 250 habitantes y alcanzando parámetros de poblaciones de 2.000. Y la situación tienen visos de mejorar porque la planta «aún no está completamente desarrollada». En estos 14 meses, indicó, los sólidos totales en suspensión alcanzaron un cien por cien de depuración, y la vigilancia junto al CIMA del arroyo Soares al que vierte ha demostrado que el impacto ha sido nulo y el agua depurada que llegaba hasta él ha contribuido a mantener su caudal ecológico.

Cómo funciona

Cicero explica que las aguas residuales llegan a la depuradora y primero son 'coladas' para eliminar residuos sólidos, después se eliminan los sedimentos y finalmente las grasas y aceites. Es entonces cuando llega hasta las balsas donde la carex paniculata hace su trabajo porque sus raíces y tallos dan soporte a bacterias y microorganismos que degradan la materia orgánica y contaminante: los fosfatos, nitratos o coliformes...

RIA no solo está desarrollando esta técnica sino que ha patentado dos sistemas para hacerla más efectiva. El primero de ellos permite cuidar con más facilidad las plantas que se encargan de limpiar el agua, y el otro facilita el mantenimiento de la fase de pretratamiento hasta ahora más complicada. Cicero resalta que con estos sistemas cualquier técnico municipal puede encargarse del mantenimiento del sistema, lo que reduce muchos sus costes.

Sobre si el sistema es exportable o no a municipios de más de 2.000 habitantes, Cicero señala que solo hay que dimensionarlo y que el único aspecto en el que le costaría competir con las tradicionales es el de la superficie que necesita: un metro cuadrado por habitante. «La fitodepuración se usa en la industria, en la minería, para tratar las aguas residuales del fracking...», explica el responsable de de RIA para destacar el alcance y posibilidades del sistema. El hecho de utilizar una planta autóctona de Cantabria no solo evita el riesgo de cualquier especie invasora sino que la carex paniculata es propia de toda Euroasia, con lo que el sistema es fácilmente exportable.

Los investigadores de RÍA llevarán este proyecto al Congreso YWP 2017: 'Fortaleciendo el futuro del sector del Agua' que se celebra en Bilbao.

Inversión pública

La Consejería de Medio Ambiente ha explicado hoy que durante el pasado ejercicio se invirtieron 50.000 euros en diseñar este tipo de instalaciones en negocios de hostelería emplazados en zonas de montaña y litoral y que este año se han destinado 55.000 para impulsar la fitodepuración en nucleos de población de hasta 200 habitantes. La previsión es que durante 2018 se destine esta misma cantidad para seguir extendiendo el proyecto.




Como y porque crear setos vivos




La transformación del campo en un mero sustrato para producir comida es una auténtica catástrofe medioambiental, y está en la raíz del proceso de erosión y pérdida de suelo fértilque afecta a gran parte de las tierras de cultivo. La desertificación inducida por las malas prácticas y el cambio climático local contribuyen a agudizar los efectos del cambio climático global. Pero no, no es el cambio climático el causante de todo, si países con un mayor riesgo de desertificación, como Etiopía y Burkina Faso, están revertiendo el desierto, es que se puede.

Uno de los principales problemas de la agricultura actual (además de matar la vida con productos químicos) es la aniquilación de los setos en las lindes. Por ello es urgente recuperar áreas semisilvestres entre cultivos, como se ha hecho siempre (antes del alicatado total del suelo agricola). No sólo porque otras especies vegetales y animales también tienen derecho a vivir; también porque es la única forma de no convertir la tierra de cultivo en un desierto en cuestión de años de maltrato físico y químico, y desequilibrio (eso y cambiar la agricultura quimica por la regenerativa y la ganadería industrial por el manejo holístico).


Entre otras cosas, los setos entre parcelas con especies autóctonas ayudan a:
  • regenerar el suelo y su fertilidad
  • aportar materia orgánica al suelo rica en minerales
  • mantener pasillos de biodiversidad entre parcelas
  • prevenir la sequía, al favorecer la humedad del terreno, la infiltración del agua de lluvia y evitar la excesiva escorrentía / lavado del terreno (y por tanto la erosión y la desertificación). Favorecer una mejor hidratación de los terrenos, evitar una suela de labor continua y extensa
  • biodiversificar la fauna y flora y prevenir plagas
  • dar cobijo y alimento a multitud de especies de insectos, polinizadores, pájaros, anfibios, pequeños mamíferos … que prestan servicios ecosistémicos impagables (y que no tengan que comerse nuestros cultivos porque no les hemos dejado otra cosa…)
  • obtener otros rendimientos del campo en forma de plantas comestibles y medicinales, frutos, leña, miel …
  • proveer sombra y evitar islas de calor
  • amortiguar el viento y suavizar el clima
  • favorecer la conservación de especies autóctonas de árboles, arbustos y plantas, afectados por la deforestación y las repoblaciones simplistas realizadas a base de pino, pino y pino.
  • … en suma, mantener el campo vivo y biodiverso.
Cada día se pierden muchas hectáreas de suelo fértil cultivable debido a las malas prácticas agro-ganaderas y al paradigma bélico y competitivo de la producción industrial de alimentos: hay motivo para preocuparse. Pero a lo nuestro:

¿Como crear un seto vivo y diverso?

Hay información útil muy interesante en la red:





















huertas circulares


cambio climático

Las huertas circulares resultan una adaptación frente al cambio climático. Se constituyen en una estrategia para potenciar el uso y manejo de la biodiversidad de especies de diferente uso y características, el manejo eficiente del suelo y del agua, elevar la productividad y optimizar el uso de mano de obra familiar y comunitaria. Su mayor aporte está en que brinda de manera rápida y permanente un mejor acceso a los alimentos, mediante técnicas de fácil implementación que pueden ser desarrolladas a nivel familiar o comunitario.